Egresado de especialidad clínica obtiene beca para trabajar técnicas circenses en Suiza

Conversamos con Pablo Sepúlveda Ruiz, Egresado de la especialidad de psicología clínica el 2013, quien ese mismo año realizó su práctica profesional en Casa del Cerro, en proyectos comunitarios y atención clínica infantil.

Desde 2011, Pablo se interesó por las artes circenses, en particular en las técnicas de trapecio y acrobacia. Sus primeros acercamientos fueron en el taller de técnicas aéreas en ARCIS, lo que lo llevó a una búsqueda personal, llegando a dotar esta práctica de un sentido propio “poder devolverle al circo, lo que el circo me entregó a mí”.  ¿En qué sentido es esta devuelta al circo lo que te entregó?  “En cuanto al cuidado de sí mismo, corporalidad, alimentación, ciclos de sueño y trabajar la confianza en un “otro”, que involucra el trabajo con otro, además asumir la responsabilidad que implica cuidar a otro.  En ese sentido el circo “me cambió la vida”, en las relaciones humanas y el compromiso que se puede llegar a tener con otro haciendo acrobacias en general”.

Al vivir esta experiencia surgió la búsqueda de vincular la psicología, su interés por la infancia y el circo.  De esta manera su diagnóstico es lapidario “son muy escasos los espacios que los niños tienen para desarrollarse en este ámbito, ya que en este país el estigma sobre el circo gira en dos polos: circo familiar o callejero, pero no se aprecia su valor como una herramienta de trabajo psicosocial, principalmente en sectores vulnerables, con niños y jóvenes”.  Así, inició un proceso de transmisión de su propio sentido del circo y comenzó a realizar talleres orientados a niños y jóvenes en Casas Okupas y Centros Culturales.

“En Chile los lugares para aprender y entrenar son pagados, por tanto reducen las posibilidades de acceso sólo a los grupos que tienen los medios económicos.  Veo que en Chile en los sectores vulnerados no existen estos espacios de encuentro, donde se promuevan valores no violentos: de solidaridad, de conversar, de instalar un espacio no violento”.  Trabajó en Estación Central, en la Usach, en la Fiesta de los Abrazos-Parque O’Higgins y esto le fue permitiendo ser parte de una red en artes circenses. “Trapecio duo – Acrobacia duo, son mis conocimientos más fuertes y en ese sentido he ido colaborando con otras personas que realizan talleres”.

Otro tema que releva Pablo, es la exposición del cuerpo: “que sea mirado, tocado, expuesto, te vas encontrando con personas menos inhibidas y con mejor calidad de vida, en términos del autocuidado del cuerpo y de la responsabilidad respecto de no consumir drogas, alcohol, porque está el cuerpo propio y del otro”. 

Junto a sus estudios de psicología, comienza un proceso de formación profesional en artes circenses, tomando talleres en distintos espacios, lo que lo llevó a investigar las posibilidades de perfeccionarse en Europa.  “En junio de 2014, audicioné en Francia, en Lido, Tolousse, donde va a audicionar gente de todo el mundo.  A fines de junio audicioné frente a unos 400 postulantes de distintas nacionalidades, de los que quedan en una primera etapa 30 y luego 15.  Éramos 8 chilenos, ninguno quedó en la audición, luego recibimos una retroalimentación no sólo técnica, sino que personal, de cómo trabajar la persona de sí mismo”, lugar en que le ofrecieron la oportunidad de volver al año siguiente.

“A la salida de esa audición, llegué a un Centro de Entrenamiento de artes, llamado “La Grainerie”, donde empecé un entrenamiento con un acróbata francés, quien  me sugirió ir a audicionar a Suiza, pues sus planes eran ir a audicionar a Italia. En  Genève, Suiza,  eran 5 días de audición y el Director de esa Escuela nos transmitió el énfasis en la persona y no en la técnica, invitándolos 5 días a practicar todo el día distintas artes”.  De las 15 personas quedaron 3, entre ellos Pablo.

En Suiza, en “Theatre cirqule ecole de cirque de genève”: “fui becado, para aprender una metodología de trabajo profesional circense, donde tienen una particular forma de trabajar con los niños, siendo reconocida esta escuela por su calidad”. Además en este espacio, podrá  enseñar a niño y contar con una caravana para vivir.  Este logro, se sumó a la relación que estableció con uno de los maestros en Italia, que le ofrecieron la posibilidad de formarse con uno de los tres pedagogos de la técnica  “Trapeze Ballant”, asistiendo a los cursos intensivos que se ofrecen en esta técnica.

Rescatamos la experiencia de Pablo, porque nos permite explicar la plasticidad de la psicología como una disciplina que puede valerse de herramientas diversas y conversar con otras disciplinas.  Sin duda, la formación de Pablo en Suiza, será una contribución para que luego, regrese a Chile a abrir un espacio de intervención psicosocial innovador.

Nos enorgullece como Facultad, que nuestros estudiantes hagan sus propias búsquedas y deseamos el mejor de los éxitos a Pablo en este nuevo desafío.

Entrevista: EHJ/Comunicaciones/Facultad Psicología UAH

FACULTAD DEPSICOLOGÍA

Almirante Barroso 26, Metro Los Héroes, Santiago de Chile
Teléfono: (56) 2 28897437
psicologia@uahurtado.cl

Síguenos en: