noticias

Programa de pasantes del Caps realiza taller de marionetas con niños con problemáticas escolares

El Centro de Atención psicológica CAPS de la Facultad de Psicología UAH, ha comenzado desde Marzo a implementar una intervención grupal con niños entre 7 y 10 años, a través del trabajo con marionetas. El taller se realiza en el Centro de Salud Familiar (CESFAM) Arauco, ubicado en la Comuna de Estación Central. La iniciativa busca desarrollar un trabajo conjunto, en el esfuerzo de integrar una visión comunitaria desde el CAPS, aplicando estrategias de trabajo intersectorial.

El equipo clínico está compuesto y guiado por la psicóloga y supervisora clínica del CAPS Teresa Lyon, junto con la trabajadora social del mismo centro, Catalina Cortés. El equipo clínico también se compone por las 3 pasantes, quienes trabajan junto con las supervisoras para realizar la intervención en sus dos espacios terapéuticos: el taller de niños y el taller de padres. Las pasantes son: Orietta Barrales, María José Manríquez y Paula Céspedes.

El grupo está conformado por 5 niños y sus padres o cuidadoras, quienes asisten en paralelo a las dos modalidades que se ofrecen. Teresa Lyon sostuvo que, a través de la metodología de la construcción de marionetas, se intenta abarcar la problemática afectiva y corporal que se encuentra a la base de las dificultades que presentan los niños que tienen características vinculadas a la hiperquinesia y la pérdida de atención.

Agregó que, el dispositivo tiene raíces en modelos psicoanalíticos para comprender los problemas de salud mental en niños en etapa de latencia: ‘En esta metodología se pone en juego la función reflexiva, tanto en los niños como en sus padres, porque intentamos abarcar la problemática desde una perspectiva relacional, integrando a todos los miembros de la familia’.

Para el equipo clínico en pasantía ha sido una gran experiencia de aprendizaje. Las tres pasantes hicieron su práctica en el CAPS durante el año 2017 y luego postularon a la pasantía clínica 2018 que se ofrece en el mismo centro. Son alumnas de la UAH que aprendieron desde el modelo psicosocial que se aplica en el CAPS. “Las alumnas tienen un rol bastante activo de ser co-terapeutas, por lo que es un aprendizaje significativo el que desarrollan ahí”, aseguró Teresa Lyon

“Esta experiencia ha sido muy gratificante y fuera del lugar donde siempre hemos estado, el lugar de confort. El tipo de terapia que estamos haciendo es una experiencia nueva, ya que habíamos hecho intervenciones grupales pero viéndolos más de la clínica. Esta es la primera experiencia grupal donde nosotras somos actores principales”, sostuvo Orieta Barrales.

María José Manríquez, otra pasante  del programa, comentó también que “en la carrera te enseñan a tratar al paciente y su sistema, pero poder ver diferentes pacientes y pensar en sus problemas o hacer algo terapéutico con personas tan diversas, no es algo que nos formen en la carrera, entonces es un plus adaptar la terapia a otros contextos”, mientras la tercera alumna, Paula Céspedes, destacó que “estamos insertas en el sistema público, lo que nos permite tener otras perspectivas de la vida, distintos dolores, y nos enriquecemos viendo cómo los podemos ayudar y tratar”.

En tanto, una de las mamás que participa del taller comentó que “este es un buen proyecto porque tratamos de interactuar e intercambiar opiniones sobre nuestros familias e hijos, y a la vez nos ayudamos”. Otra de las beneficiadas añadió que “mi hijo me ha comentado que es muy entretenido y que las tías son muy amorosas. A él le hacen bulliyng, pero últimamente ha estado mucho mejor, ha aplicado lo que acá aprende, y yo por mi lado también.

Considerando la ejecución de este programa, el que incorpora no sólo a Académicas de la Universidad, sino también a estudiantes de la Facultad que actúan como co-terapeutas de las jornadas, es manifiesto el compromiso de la Universidad Alberto Hurtado con brindar apoyo y poner a disposición del entorno los recursos y herramientas con las que se cuenta, para ofrecer mayor bienestar y calidad de vida a personas que requieran de asistencia psicológica y no tengan el acceso a ésta. Este es uno de los pilares rectores de programas de la institución, y representa un elemento de prioritario en sus lineamientos.