noticias

Psicología Hoy N°26 “¿Protección de derechos? Salud mental e institucionalización del cuidado de niños y niñas”


psicologia_hoy_25

¿Protección de derechos?
Salud mental e institucionalización del cuidado de niños y niñas

Editorial: Por Francisca Pérez Cortés, Académica Facultad de Psicología UAH.

Recuerdo de niña anhelar la llegada de diciembre, que no sólo era el mes de la Navidad, sino que era el comienzo de tres meses de vacaciones, que a veces parecían interminables. Horas de piscina, de manguereo con los amigos del barrio, y de una larga lista de ideas, juegos y magia. A nosotros nos protegieron, nuestros padres hicieron lo posible para que, a pesar de vivir en plena dictadura, nuestra infancia fuese un lugar seguro que nos permitiese desarrollar un sentido de colectivo, de lealtad, pero a la vez de autonomía y libertad. Ya entonces éramos conscientes de nuestra fortuna, nos dimos cuenta que muchos de nuestros pares no gozaban de los mismos privilegios, ya sea por exceso o falta de cuidados. Tanto los sobreprotegidos como los que tenían cuidadores negligentes no lograban dar los pasos necesarios para desarrollar su potencial. El sentimiento que predominaba en ellos era el miedo, el cual mutaba, reapareciendo bajo distintas formas de agresión. Desde niños éramos conscientes que no todos se sentían seguros en sus casas: gritos, peleas, castigos, o simplemente silencio.

En Chile, los “niños SENAME” son el baluarte de esta cruda realidad. Son niños que a través de una medida de protección judicial han tenido que dejar su hogar, porque este fue evaluado como una amenaza para su desarrollo integral, un lugar en el que permanentemente se violaban sus derechos, donde su bienestar físico, mental y espiritual no estaba garantizado. Hogares en los que sus intereses y opiniones no eran tomados en cuenta, en los que no eran escuchados y en los que no se les permitía expresarse y jugar libremente. Hogares, en los que había intromisión en la vida y el cuerpo. Hogares en los que la infancia también dejó una huella, la huella del trauma.

Recientemente, la prensa publicó el informe que emitió el Servicio Médico Legal acerca de la muerte de Lissette Villa, niña de once años que murió en un centro del SENAME en abril de 2016. La causa de la muerte: asfixia por sofocación generada por dos cuidadoras de un centro de residencia del SENAME. La paradoja, es que Lissette había sido alejada de su hogar para proteger sus derechos fundamentales.

Como profesionales que trabajamos en infancia debemos ser conscientes y responsables a la hora de determinar que un niño debe salir de su casa con el objetivo de protegerlo. No sólo los padres no están siendo capaces de cuidar y proteger a sus niños, sino que el Estado a través del SENAME y sus instituciones colaboradoras tampoco han mostrado tener las competencias necesarias. En los últimos 11 años, 865 muertes de niños a cargo de este organismo, la mayor parte de ellas asociadas a causas no concluyentes, redes de explotación sexual, sobre medicación, entre otras. Es la cruda información con la que contamos.

Es necesario que como sociedad de una vez por todas nos hagamos responsables de estos sucesos y de lo que significa haber firmado la Convención de Derechos del Niño hace 26 años. En este número de Psicología Hoy, invitamos a distintos profesionales con experiencia en salud mental infantil e institucionalización para continuar reflexionando sobre estos hechos y en conjunto ir encontrando los
caminos para cambiar esta situación de raíz.

PDF

Versión HTML