noticias

Mauricio Arteaga: “Además de ofrecer una formación sólida teórica, también entrenamos a los estudiantes como terapeutas”

mauricioEn 2017 se realizará la cuarta versión del Magíster y Diplomado en Psicología Clínica. Trauma y Psicoanálisis Relacional, dictado en conjunto con el Instituto Latinoamericano de Salud Mental y Derechos Humanos (ILAS).

“La diferencia entre el diplomado y el magíster es que el primero dura tres semestres y sólo se revisan los aspectos teóricos. Eso tiene que ver con el psicoanálisis relacional e intersubjetivo, que es una corriente contemporánea nacida gracias a los aportes de psicoanalistas norteamericanos. También vemos el recorrido del psicoanálisis a propósito del trauma post Segunda Guerra Mundial y Holocausto, como también profundizamos en el trauma sociopolítico en Chile, de víctimas de tortura, desaparición, exilio y relegación”, explica Mauricio Arteaga, director del programa.

Y agrega: “Si bien el psicoanálisis relacional tuvo un origen en el Holocausto y en la violencia dictatorial en Chile, también se ha abierto a la comprensión de otros fenómenos de traumatización en niños y adultos, que se vinculan con la violencia intrafamiliar o sexual, el abandono, la negligencia y la institucionalización de niños. Además, el psicoanálisis relacional ha aportado a la técnica psicoanalítica, que tiene un poco más de cien años. En un inicio era una técnica bastante estructurada, con sesiones muy pauteadas, con alta frecuencia semanal y donde al analista se le exigía una cierta neutralidad y distancia afectiva-emocional con su paciente. A raíz de la experiencia de atender a víctimas de violencia política o de cualquier tipo, que causa traumatizaciones severas, el psicoanálisis relacional también ha contribuido a la técnica, basándose en que ésta es una reunión de subjetividades, donde están en juego las vicisitudes de la vida del paciente y la mente del analista”.

El magíster propone un constante entrenamiento clínico, de técnicas. Arteaga enfatiza: “Además de ofrecer una formación sólida teórica respecto del psicoanálisis relacional y el trabajo realizado con personas victimizadas, también entrenamos a los estudiantes como terapeutas. Para eso, tienen atención clínica y supervisión guiada, donde los académicos del magíster siguen los casos durante dos años, que conforman la actividad de graduación. La labor con víctimas de la violencia requiere trabajar sobre las emociones que al terapeuta le genera el encuentro con la violencia y los resultados de ésta”.