noticias

Francisco Sotomayor: “A través del Magíster en Psicología Social aprendí diversas metodologías y formas de acercarme a los fenómenos sociales que hasta hoy utilizo”

fco-sotomayorFrancisco Sotomayor, graduado del Magíster en Psicología Social UAH, cuenta su experiencia en este programa de postgrado, valorando su énfasis profesional: “Es un magíster dinámico, con una mirada más bien procedimental. Ahora me dedico a la evaluación de proyectos sociales,  y ésa fue la mención por la cual ingresé. Yo no me paro desde la academia como un psicólogo social; me paro como un trabajador social con magíster en esto. No creo que el magíster me haya introducido aspectos analíticos de suficiente peso para decir que soy psicólogo social. A través del magíster aprendí diversas metodologías y formas de acercarme a los fenómenos sociales que hasta hoy utilizo. No sé si éste es un magíster de amplitud de inquietudes intelectuales. Creo que las acoge y te entrega herramientas para poder explorarlas. Si tienes claro cómo te quieres aproximar, me parece que es un súper buen programa”.

Francisco —quien desde 2016 cursa el Doctorado en Estudios Sociales de América Latina de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina— considera que la interdisciplinariedad es una de las grandes fortalezas del magíster: “Llegaban personas de distintas profesiones, lo que era un plus. En mi generación estaban Nancy Mansilla, que es Licenciada en Artes; y Héctor Higuera, que es profesor de Matemáticas. La mirada era muy interesante y se complementaba con la visión de los profesores”.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Trabajo como docente en tres universidades en Valparaíso y en una consultora de evaluación de proyectos sociales. También trabajo en la Universidad Federico Santa María, en investigación respecto de sus políticas de inclusión. Hay herramientas metodológicas asociadas a la evaluación.

Acerca de la relación con sus profesores, destaca la que mantuvo con su guía de tesis: “Mi director de investigación fue Germán Puentes. Tal vez no era un profesor tan teórico, sino que procedimental. Fue muy respetuoso sobre sus conocimientos de metodología. Nunca tuvo una disposición inquisidora o de tratar de orientar la tesis a lo que él quería o pensaba que tenía que hacer. Fue bueno trabajar con él porque me dio mucha libertad, pero no una libertad desde el descuido, sino que confiando en lo que yo estaba haciendo”.