noticias

Javiera Navarro: “El sello de nuestros programas de pre y postgrado está marcado por la responsabilidad social”

j-navarroEl viernes 16 de diciembre, de 9:30 a 13 horas en la Sala E11 de la UAH (Erasmo Escala 1822), se realizará la III Jornada del Área Clínica: “Transmisión transgeneracional del trauma: estudios a la luz de casos clínicos infantiles”.

Javiera Navarro, académica y jefa del Área Clínica de la Facultad de Psicología UAH, comenta: “En 2014 partimos esta tradición de reunirnos con los estudiantes del Área Clínica para pensar en torno a nuestro quehacer, sobre todo en la intersección entre lo que es el trabajo clínico psicoterapéutico o más profesionalizante, y la investigación y la docencia. El primer año dedicamos las Jornadas a pensar en la metodología de investigación a través de casos clínicos. En 2015 reflexionamos sobre la psicología en los bordes de la modernidad: todos los trabajos distintos que estamos realizando desde las nuevas formas de parentalidad hasta las nuevas formas de reproducción asistida y las nuevas subjetividades. Y en 2016 quisimos ahondar en la casuística con niños y la transmisión transgeneracional del trauma a través del trabajo de nuestros estudiantes de postgrado. El objetivo es relevar lo que nuestros estudiantes están realizando o logran hacer después de sus formaciones, no sólo en cuanto a formación más técnica, sino que también en los productos que son capaces de lograr, y cómo pensar la psicología clínica en función del quehacer académico. Así, volvemos a un tema que es muy importante para nosotros: cómo usamos la metodología del caso único como forma de investigación en psicología clínica. La permanente tensión que tenemos en el contexto académico es qué de eso está basado en la evidencia. Tenemos maneras de investigar que muchas veces no son las tradicionales de la investigación cuantitativa, sino que más ligadas a la  cualitativa”.

¿Cuál es el sello de la carrera de Psicología y de los programas de postgrado del Área Clínica?

El sello de nuestra universidad, de nuestra Facultad y de nuestros programas de pre y postgrado está marcado por la responsabilidad social, desde la ética y el trabajo colaborativo. La carrera ofrece una formación muy amplia en los primeros cuatro años. Quienes siguen la especialidad de psicología clínica terminan en un último año detalladamente articulado para que tengan la capacidad de trabajar en intervenciones con otras personas. Si bien las formaciones psicoterapéuticas son de postgrado, el quinto año de la carrera brinda herramientas para tener nociones básicas de intervención en psicoterapia. El curso de pre-práctica es un lujo. Todos podrán atender a un paciente y ser supervisados semana a semana por un terapeuta. Eso es bien único. Aquello permite que exista una formación uno a uno.

En el postgrado tenemos dos programas que son muy innovadores: el Magíster en Psicología Clínica. Trauma y Psicoanálisis Relacional es único; no hay otro en el mercado. Posee al equipo que más sabe de trauma en Chile, y entrega una formación centrada en habilidades clínicas, con un aspecto profesionalizante. Por otro lado, también ofrecemos el Magíster en Clínica Relacional con Niños y sus Padres, en el que permanentemente estamos agregando el trabajo vincular en la clínica infantil.

¿Qué proyectos tienen en mente en el Área Clínica para 2017?

Siempre tenemos que pensar desde tres perspectivas: 1) La formación práctica de los estudiantes en el oficio de la psicoterapia y de la psicología clínica; 2) Cómo estimulamos la investigación de nuestra área; y 3) Cómo hacemos las mejores prácticas de docencia. Uno de los grandes proyectos del área clínica es la formación de supervisores. En grupos pequeños, los profesionales jóvenes comparten su quehacer con una persona con más años de experiencia y se piensa en conjunto en el abordaje del caso. Hay una tendencia a pensar que porque uno es buen psicólogo clínico es buen supervisor. Eso está en duda. Además, en 2017 se incorporará un nuevo curso a nuestra malla curricular: Intervención en Psicoterapia. Los estudiantes de quinto año tendrán la pre-práctica, donde atenderán a sus propios pacientes, y también tendrán el curso Fundamentos de Psicoterapia para entender la teoría de la técnica. Se formará un triángulo perfecto: estar trabajando, viendo a alguien trabajar y reflexionar en torno a esa intervención desde la teoría.