noticias

Daniela Llantén, psicóloga UAH: “El mayor aporte que me dejó la carrera fue la capacidad de analizar los fenómenos psicosociales”

daniela-llantenDaniela Llantén, psicóloga titulada de la UAH, optó por nuestra carrera inspirada en la formación jesuita: “En ese entonces vivía las influencias familiares respecto de la educación bajo las ideas del Padre Hurtado y el Padre Montes. Además, sabiendo que era una universidad privada, estaba consciente que tenía una línea más social”.

¿Cuál es el sello distintivo de Psicología UAH?

Para mí, es la línea transversal de ramos del área social, como psicología comunitaria y psicología social, entre otros. Permitían situar a la psicología en un contexto histórico y comprender la disciplina desde la interacción de las personas con su entorno.

¿Qué enseñanzas te dejaron los profesores?

La importancia de la rigurosidad de nuestro desempeño académico y profesional, la cercanía entre estudiantes y profesores y su influencia en el aprendizaje, y las enseñanzas de contenidos académicos.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por la UAH?

Las buenas amistades que tuve. También trabajos importantes, como el de metodología de la investigación cualitativa, la pre-práctica y la práctica profesional. Por otro lado, la instancia triestamental, donde se llegaron a acuerdos sobre la malla curricular y las ayudantías.

¿Cuál crees que es el mayor aporte que te dejó la carrera?

El mayor aporte que me dejó la carrera fue la capacidad de analizar los fenómenos psicosociales, de interpretar diferentes aristas sobre lo que vemos y dónde participamos. No sólo es importante lo que ocurre a nivel intrapsíquico, sino también las interacciones con el entorno. Somos facilitadores de procesos más que expertos que llegamos desde el poder científico a cambiar situaciones.

¿Cómo describirías tu experiencia en la especialidad de Psicología Educacional? 

Muy interesante porque, como somos menos los que decidimos conocer este lado de la psicología, es mucho más cercano el vínculo con profesores y se da un aprendizaje más personalizado. Me llamó la atención lo interdisciplinario, conociendo la teoría educativa, sociológica, filosófica y pedagógica, entre otras perspectivas. Tenía temores acerca de lo que significaba salir al mundo laboral, pero con la pre-práctica, la práctica y el apoyo de profesores sentí una mayor seguridad para este paso. Tenía expectativas altas de la especialidad y fueron cumplidas. Todo lo que aprendí me ha servido para mi desempeño laboral. Además, me abrió posibilidades para hacer ayudantías y desarrollar nuevas competencias.