noticias

El viernes 18 de noviembre se realizará la XI Cátedra Internacional Ignacio Martín-Baró

cátedraEl 18 de noviembre, en nuestra universidad, se efectuará la XI Cátedra Internacional Ignacio Martín-Baró: “Seguridad Ciudadana en Chile: reflexiones críticas sobre perspectivas y experiencias de trabajo con víctimas e infractores”.

En esta actividad, organizada por la Facultad de Psicología UAH y el Magíster en Psicología Social, convergen una serie de elementos psico-socio-jurídicos, así como diferentes enfoques para la conceptualización e intervención sobre esta problemática.

Evelyn Hevia, académica de la Facultad de Psicología UAH y coordinadora de la Cátedra, indica que se abordarán las siguientes interrogantes: ¿Qué puede decir la Psicología Social Comunitaria frente al trabajo con víctimas y victimarios? ¿Cómo se entiende la seguridad y el trabajo con las víctimas desde la política pública? ¿Cuáles son las estrategias de intervención orientadas a prevenir y apoyar a las víctimas? ¿Por qué el enfoque social comunitario para el abordaje de la seguridad y apoyo a víctimas e infractores? ¿Cómo se incluye a la ciudadanía en esta problemática?

¿Cuál es el valor de realizar anualmente la Cátedra Internacional Ignacio Martín-Baró en la UAH?

La Cátedra surge en 2006 en la Universidad Javeriana de Bogotá y en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), en San Salvador, inspirada en la persona de Ignacio Martín Baró (1942-1989): jesuita y psicólogo social, quien destinó su vida a hacer de la Psicología Social una herramienta para enfrentar los problemas de desigualdad y violencia que atravesaba la sociedad salvadoreña en que le tocó vivir y trabajar, hasta que en 1989 fue asesinado junto a otros sacerdotes y miembros de su comunidad, por un comando de fuerzas militares.

Desde 2010 se suman las versiones locales de la Cátedra en Cali y Santiago de Chile. En cada una de ellas se busca generar un escenario de encuentro donde convergen en el debate el saber académico con el saber experiencial, nutriendo así la comprensión de nuestra realidad social y posibilitando la construcción colectiva de alternativas que aporten a la transformación de las condiciones de malestar, desigualdad y vulneración de derechos que afectan a las sociedades latinoamericanas.

En la Universidad Alberto Hurtado la Cátedra es organizada por la Facultad de Psicología, el Magíster en Psicología Social y el Centro Universitario Ignaciano. En sus versiones anteriores se ha puesto el foco en temáticas relacionadas con la multiculturalidad (2010), la intervención psicosocial y superación de la pobreza (2011), Derechos humanos y pueblos originarios (2012), Psicología y DD.HH. en Chile (2013), DD.HH. y memorias (2014) e Intervenciones en catástrofes (2015). Este año queremos abrir este espacio de encuentro, diálogo y reflexión en torno al delito y la seguridad ciudadana.

¿Cómo y por qué surge la idea de profundizar en la Seguridad Ciudadana en Chile?

A comienzos de año fuimos invitadas a una conversación con el equipo profesional del Programa de Apoyo a Víctimas de Delitos Violentos, dependiente del Ministerio del Interior y Seguridad Pública. Ellos tenían interés en robustecer las discusiones que sostienen la necesidad de introducir cambios en el modelo de atención y apoyo a víctimas, centrado en la intervención clínica individual a un modelo que incorporara elementos de la Psicología Social y Comunitaria. En ese sentido, la conversación resultó bastante productiva y de interés recíproco en mantener este diálogo academia-políticas públicas. Desde ahí resultó la idea de abordar este año el problema de la seguridad ciudadana como una problemática que es de creciente preocupación en el país en los distintos niveles: ciudadanía, profesionales, instituciones de la sociedad civil y el Estado.

¿De qué manera la Psicología Social Comunitaria contribuye al trabajo con víctimas y victimarios?

Desde sus orígenes, la Psicología Social en América Latina ha buscado estar al servicio de los grupos excluidos. En este sentido, se plantea una práctica científica y profesional que debiera estar al servicio de las “grandes mayorías”, como señalara Ignacio Martín-Baró. En estos términos, a la Psicología Social, o Social Comunitaria, suele ubicársele como una aliada de quienes sufren la exclusión, la vulneración de sus derechos y condiciones de opresión. Así es como se puede problematizar la noción de “victimarios” y no pensarlos sólo desde categorías psicopatológicas o jurídicas, sino también desde las condiciones de la estructura social que generan pobreza, marginalidad y exclusión. Con esto, bajo ninguna circunstancia se buscaría negar la condición de “víctimas” de las víctimas. Su reconocimiento como tales constituye un imperativo disciplinar, pero sobre todo ético, siendo la condición mínima para el inicio de cualquier trabajo de reparación. Con los victimarios hay que pensar cómo abordar el trabajo que se realiza con ellos, problematizar nociones de re-inserción social, de sujetos que probablemente siempre han vivido en contextos de marginalidad y exclusión. Es relevante abordar estas problemáticas a nivel de las posibilidades que ofrece el marco institucional para el trabajo con infractores, que hoy, más que nunca, es un tema urgente a propósito de la crisis del SENAME y de la situación de la población penal en Chile.

A modo de adelanto, ¿qué temática quisieran abordar el próximo año en la Cátedra?

Recientemente, fui invitada a la XI Cátedra Ignacio Martín-Baró en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, donde estuve en contacto con los compañeros que organizan las Cátedras en Cali y Bogotá. Una de las ideas para el próximo año tiene que ver con poner el foco en la formación en el trabajo “en y con comunidades”, considerando el escenario de Colombia y la creciente urgencia de trabajar en y con las comunidades afectadas por la guerra. Para nosotros, en la UAH, también es un foco de interés, teniendo en cuenta que en 2018 comenzaremos a dictar la primera promoción de la especialidad de Psicología Social Comunitaria.