noticias

Comenzó el Programa de Formación de Ayudantes de Psicología UAH

El 12 de octubre se realizó la primera sesión del Programa de Formación de Ayudantes de Psicología UAH, que se extenderá hasta el 2 de noviembre.

En la instancia se discutió la relevancia de la figura del ayudante para el proceso de aprendizaje universitario; identificar sus roles y funciones; y reflexionar sobre los aspectos éticos de su quehacer.

Conversamos con cuatro estudiantes que asistieron a esta actividad y que desean ser ayudantes en 2017.

 ¿Qué experiencias y/o conocimientos adquirieron en la primera sesión?

Benjamín Cárdenas: Adquirí, principalmente, lineamientos éticos clave, como ciertas características fundamentales de lo que significa ser ayudante, como, por ejemplo, la personalización que se realiza de los contenidos. Eso implica generar cierta cercanía con los estudiantes para que se pueda construir un aprendizaje más profundo de lo que se intenta transmitir en la cátedra.

Solange Muñoz: En esta primera sesión quedaron claras las funciones del ayudante, los límites que se deben tener en cuanto a la carga laboral que te da el docente y hasta dónde se puede tener un rol activo como ayudante. También se revisó el aspecto ético, poniéndonos en situaciones complicadas para ver qué alternativas tomaríamos.

Janina Azócar: Aprendimos los “derechos y deberes” del ayudante, y discutimos sobre las implicancias éticas que conlleva ser ayudante.

 ¿Qué les motiva a ser ayudantes? ¿Les gustaría, a futuro, dedicarse a la docencia académica o a la investigación?

Guillermo López: Me motiva ser ayudante porque me servirá para mi formación profesional y porque quiero ayudar a los estudiantes a aprender de mejor manera los temas que se tratan en la cátedra. A futuro me gustaría dedicarme a la docencia académica.

Benjamín Cárdenas: Me motiva serlo porque siento que podría transmitir a los estudiantes conocimientos clave dentro de lo que concierne a la psicología como tal, siempre dando mi mejor esfuerzo en lo que respecta al compromiso y a la creación de diversas estrategias de aprendizaje. A futuro me gustaría desempeñarme en la docencia académica, en paralelo a mi labor de psicólogo.

Solange Muñoz: Es muy enriquecedor como estudiante ponerse estos desafíos. Me interesa mucho la docencia y me gustaría hacer clases en alguna universidad. Por otro lado, creo que la investigación es algo que nunca está de más.

En esta primera sesión se reflexionó sobre el rol del ayudante y los aspectos éticos. ¿Han tenido dilemas éticos en su quehacer? Si no, ¿han visto cómo se maneja aquello?

Guillermo López: He visto algunos de los problemas que se trataron dentro de los aspectos éticos del ayudante. En algunos casos, esos aspectos se manejan con irresponsabilidad por parte de algunos ayudantes, como dejar pasar el ramo a algún compañero sólo por capricho o pasar a llevar al estudiante.

Benjamín Cárdenas: Nunca he tenido algún dilema ético en mi quehacer. Sin embargo, siempre realizo mis trabajos intentando no quebrantar la ética (plagio de trabajos, copiar en pruebas). En cuanto a los ayudantes, la ética se maneja en el sentido de no favorecer a ningún estudiante en particular o no arreglar notas para que alguien apruebe.

Janina Azócar: No he tenido dilemas éticos hasta ahora, pero en la actividad discutimos algunos casos. Debe ser complicado ser ayudante de compañeros o amigos que han reprobado un ramo. Creo que una de las cosas más prudentes, para evitar un problema, sería aclarar la relación entre el ayudante y los estudiantes, como también transparentar los criterios de evaluación.