noticias

Aprendiendo del las prácticas australianas


Por Juan Pablo Villanueva, Profesor Magister en Gestión de Personas UAH, Gerente de Recursos Humanos PacificHydro Chile.

A propósito de mi trabajo, tuve la ocasión de conocer las normas y prácticas de no discriminación y de igualdad de oportunidades relativas a la selección de personas en Australia, sociedad considerada como una de las más igualitarias y de mejor calidad de vida en el mundo. Allá la legislación que protege la igualdad de oportunidades tiene cerca de 40 años, y se vincula a la búsqueda de integración de las distintas culturas y al fenómeno de la inmigración.

La discriminación en la selección de personal se entiende como todo aquello que en la toma de decisiones no corresponde a los factores críticos de desempeño del cargo.. En la selección, la ley prohíbe al empleador aplicar criterios discriminatorios al ofrecer un cargo y respecto de los términos y condiciones de la oferta. Los directores de las empresas son particularmente responsables de cualquier acto de discriminación, apareciendo en las primeras planas de los periódicos.

La selección debe basarse en criterios objetivos como experiencia laboral y formación, justificándose por qué se exigen 5 o 10 años de experiencia, o por qué una carrera y no otra. Ante una eventual demanda, se debe contar con descripciones de cargo antes de iniciar el proceso, demostrar el procedimiento de selección y las pautas de entrevista, dejando fuera aquello que es “deseable” ya que se considera discriminatorio. En las entrevistas sólo se permiten preguntas inherentes al cargo, quedando excluidas las que refieren a dónde vive el candidato, si tiene hijos, si es casado, su religión o partido político. No se utilizan test psicológicos, y de hecho en la selección participan pocos psicólogos. Se eligen buenos candidatos a partir de entrevistas estructuradas, y son muy comunes los assessment center, las pruebas de conocimiento y las pruebas técnicas.

El camino correcto para mi es que lleguemos a legislar y proteger la igualdad de oportunidades y la no discriminación en el trabajo, y así ganar en productividad. Si uno elige por competencias gana la empresa y el país.